CASAS ÚNICAS

DIY IDEAS

LOW COST

31 marzo, 2016

Vacaciones en el Algarve

10:32

La verdad que esta Semana Santa me he tomado un pequeño descanso del blog y también de las redes sociales. Creo que es fundamental desconectar de vez en cuando y tener tiempo de calidad fuera del ordenador y el teléfono. Como ya os he contado mil veces, estoy loca por Portugal. La zona norte la tengo muy a mano y es raro el finde que no hacemos alguna excursión por los pueblos cercanos, Porto, etc... Sin embargo, aunque ya he estado un par de veces en Lisboa, el sur de Portugal lo tenía un poco olvidado. Y es que el Algarve, así de primeras, me parecía el típico destino turístico y de masas, y esa no es la idea de vacaciones que más me gusta

Sin embargo, el Algarve ha sido toda una sorpresa. Yo os voy a hablar desde el punto de vista de visitarlo en marzo, que todavía falta mucho para el verano (y de hecho no tuvimos tiempo de playa, aunque no podemos quejarnos porque no nos llovió ningún día) y, nuestra impresión es la de que aunque es un destino de playa y mucho turista, es mucho más tranquilo que nuestro sur.

Pasamos 4 días en el Algarve y bajamos en coche. Después de mirar opciones, y de sopesar si nos compensaba bajar por España (ya sabemos que el tema de los peajes portuguesas es a tener muy en cuenta, porque es una pasta), decidimos que ponernos en 6 horas en el destino compensaba el gasto. Quizá para unas vacaciones largas, lo mejor sea ir por la península (desde Galicia) pero a nosotros, que además nos gusta parar de vez en cuando a conocer pueblos, nos pareció la mejor opción.

Llegamos el jueves, cansados pero con ganas de verlo todo. Solemos prescindir de los hoteles, entre otras cosas porque nos gusta más el trato familiar, y al viajar con Luke (perrito loco!) una casa con zona exterior y sin el lío del hotel siempre es más apropiado. Os la recomiendo con los ojos cerrados, los dueños encantadores y su perra Kira, un cielo con Luke (Casal da Eira).


Uno de los primeros lugares que visitamos, por recomendación de los dueños de la casa, fue Olhâo, un pueblo costero con un paseo bonito y con bastante turista. De ahí decidimos coger uno de los barcos que salen para recorrer las islas de la marisma. Mereció la pena el trayecto en barco por las islas, aunque la verdad es que por la tarde hacía bastante frío (culpa nuestra no ir más abrigados). Si os dedicís a hacerlo, tened en cuenta que esté baja la marea, o el parque natural quedará cubierto por el mar y no se ve nada.

Comimos en una de las islas, que está habitada todo el año por 1000 personas y donde todavía viven de la pesca. Ya os podéis imaginar lo rico que estaba el pescado :) (en general, en el Algarve los precios están bastante contenidos, como en el resto de Portugal. Os recomiendo el plato típico, "la cataplana").

Loulé es un pueblo que está más interior que os recomiendo visitar el sábado por la mañana. Está lleno de vida, tiene un mercado maravilloso donde puedes encontrar mil productos típicos, pescado fresco, verduras y frutas apetitosas...etc. El pueblo en sí mismo tiene mucho encanto, pero es que además, los sábados montan un mercadillo con muchos puestos de artesanía. Os gustará seguro y podréis traeros algún objeto DECO a buen precio.

El Cabo San Vicente y alrededores es otra de las visitas obligadas en el Algarve, y más si os pasa como a nosotros, que se nos torció el tiempo. Es un lugar con mucho viento y playas salvajes (una de las mecas mundiales del surf), pero precisamente por ese carácter menos apacible tiene sus playas al margen de los circuitos habituales de turismo.

Grandes acantilados, paseos y rutas, buena comida (mucho, mucho pescado) y un viento loco que te deja la cabeza como una maraca... Aún así, creo que es de los lugares que más nos gustó en nuestra visita. No pudimos ver la puesta de sol, porque estaba muy nublado, pero dicen que desde el Cabo es una de las mejores. Estando allí, creo que se parece a la sensación que tienes desde nuestro Fisterra.

Ya de vuelta paramos en Nazaré, otro de los lugares de referencia de los surfistas de todo el mundo. El pueblo, la verdad, para qué engañaros, aunque se ve precioso desde lo alto del monte (todo él con casitas blancas) es muy turístico y con mucho chiringuito (no soy yo de chiringuitos, que le vamos a hacer).

Sin embargo, al subir en el teleférico nos encontramos lo mejor: un casco antiguo cuidado, unos miradores sobre el Atlántico increíbles, y el paseo hasta el faro, lleno de rincones de fotaza. Olas gigantes, y playas preciosas (y muy peligrosas).


Ya va un post larguísimo....!!!
solo me queda deciros, que el Algarve nos gustó y nos pareció un lugar en el Sur donde pasar unas vacaciones de playa y mar con un aire familiar muy diferente.

Buen jueves!


Coralia.


olas-nazare-portugal
Fotografía: PetiteCandela

¿NECESITAS AYUDA CON LA DECO DE TU CASA?

Escríbeme

[Y HABLAMOS]

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

7 comentarios

  1. Qué viaje tan bonita y qué fotazas, ha sido como visitarlo también en cierto modo.
    Buen día!

    ResponderEliminar
  2. Qué morriña me ha entrado Coralia, allí paso yo parte de mis vacaciones de verano. Cerca del Cabo de San Vicente, en playas de surferos sin chiringos ni turisteo y también alquilamos casa con terreno (mejor que hotel). Coincido contigo, el pescado es brutal y las playas peligrosísimas.
    Gracias por acercarme un poco más al verano :-)

    ResponderEliminar
  3. Unas fotos preciosas. Me encanta el lugar. Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  4. Que bonito! queda apuntado como escapadita para hacer! ;) gracias por las sugerencias. Muy bonitas las fotos y la descripcion del viaje en post, felicidades!

    ResponderEliminar
  5. Apunto todas tus recomendaciones, que voy este veranito :) Gracias!!!

    ResponderEliminar
  6. Qué envidia de fotos y de viaje. Me encanta Portugal, aunque el sur apenas lo conozco. Mi zona favorita es la de Caparica, cerquita de Lisboa, jejej

    Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!!